Categorías
chic-Tips Originals Pontegeek Principal

¿Cómo decides involucrarte en nuevos proyectos?

Imagínate caminando en el centro comercial y de pronto te encuentras a un ex compañero de trabajo, esa persona aún labora en el mundo corporativo y como suele pasar, te pregunta curioso: ¿Cómo va todo? ¿Qué estás haciendo? ¿Dónde estás ahora?… ¿Cómo respondes?

He aprendido a responder con la expresión: “excelente, todo bien”. Y de inmediato hago una pregunta ¿Qué nuevos proyectos tienes? Por regla general, se quedan pensando, y si responden los proyectos giran en torno a la empresa para la que trabajan. ¿Te parece conocido el escenario?

Ahora que tengo tu atención, respondamos juntos ¿Qué nuevos proyectos tienes y cómo decides involucrarte en ellos?

Los japoneses tienen una palabra que ayuda mucho a la hora de decidir qué proyectos iniciar. La palabra es IKIGAI, que es, a su vez, una filosofía. ¿Te conté que tuve la grata experiencia de trabajar para dos empresas multinacionales japonesas la mitad de mi vida laboral corporativa? Una tecnológica y la otra automotriz; ellos con su cultura, moldearon gran parte de mis hábitos profesionales, hábitos que conservo, aplico y valoro.

IKIGAI para emprendedores proyectos

La palabra se traduce como encontrar tu propósito, lo que te hace sentir pleno, lo que te dará felicidad. En la práctica hay varias áreas para trabajar el IKIGAI:

  1. Persigue tu IKIGAI, hay una pasión dentro de cada uno de nosotros que nos hace únicos, es un talento que, una vez lo descubres y lo vives, te dará propósito y felicidad.
  2. Vive en presente, el presente es todo lo que tienes hoy (pasado ni futuro están bajo tu control).
  3. Rodéate de buenas personas (no de gente importante o por interés), los amigos son la medicina para la vida.
  4. Mantente en forma, el ejercicio libera hormonas que te hacen sentir feliz.
  5. No comas de más, con un 80% de la ingesta diaria, tienes energía para estar bien, enfocado en lo que te hace feliz, sin pesadez para trabajar.
  6. Sonríe, no olvides el privilegio que tienes de estar aquí, hay otros que en este instante lo pierden o ya no están.
  7. Reconecta con la naturaleza, sirve para recargar tus baterías sensoriales, somos energía.
  8. Da las gracias, ellos creen que con ser agradecido tu felicidad crece de forma exponencial.
  9. Mantente activo, no pienses en rendirte, inclusive si no ves progreso. Has algo para alguien, aporta valor, ayuda a otros y prémiate por los pequeños avances.
  10. No tengas prisa, toma las cosas con calma, el apuro es “inversamente proporcional a la calidad de vida”. Camina lento, pero ve por ello con más ímpetu.

Cuando decides emprender, se supone que estarás haciendo lo que te gusta, lo que te da libertad, lo que anhelaste y colocaste en ese “MAPA DEL DESEO / VISION BOARD”, si lo que estás haciendo no te anima, cada día sería lo mismo que trabajar en el mundo corporativo en un trabajo repetitivo, especializado, tedioso, aburrido y fácilmente reemplazable por la inteligencia artificial.

Entonces, ¿cómo te aseguras que valga la pena involucrarte en un nuevo proyecto sin perder tu IKIGAI?

Cuatro preguntas antes de involucrarte en un proyecto

  1. ¿Se alinea este proyecto con mi marca y propósito personal global? Recuerda que lo que funciona para otros, no precisamente se amolda o te calza bien a ti.
  2. ¿Ayudará este proyecto a lograr mis objetivos? ¿Beneficiará a mi cliente? Respondiendo con sinceridad, sabrás si vale el esfuerzo o no.
  3. ¿Disfrutaré estar o desarrollar ese proyecto? Si amas lo que haces, aunque te esfuerces, te rete, sea demandante, no lo sientes como trabajo forzado. Sucede cuando planificamos un viaje a un destino muy deseado, lo que nos depara, las memorias hacen que valga todo lo que hicimos de principio a fin.
  4. ¿Cómo decides? ¿En cuáles proyectos participarás? Tú decides, al final, todas son recomendaciones, sigue tu intuición, involúcrate en aquello que te haga feliz y sientas que puedes hacer con excelencia.
Categorías
Emprendimiento Originals Principal

SELF-CANVAS MODEL: Know yourself to build

He dedicado los últimos 2 años de mi vida a fundar startup, asesorar emprendedores, hacer conferencias para personas del mundo de los negocios, motivar a grandes y pequeños y me he dado cuenta de que el mundo está en una transición maravillosa, donde la producción se está tornando tan importante como el desarrollo del capital humano.

Es de conocimiento público en el mundo empresarial, que el uso de un modelo de negocios que permita dilucidar en qué aspectos de tu organización poner énfasis, con el objetivo de maximizar el potencial de ésta, es imprescindible, y el modelo canvas ha solucionado muchos de los aspectos más relevantes de un modelo de negocios. Desde la identificación de los costos, socios, actividades y objetivos clave, fuentes de ingreso y PUV1, hasta canales de distribución, segmento de clientes y la relación que pretendes tener con ellos.

El canvas es una de las herramientas más utilizadas en la Metodología Lean Startup por su sencillez, y porque es tremendamente intuitivo y permite desarrollar un brainstorming2 con los demás miembros de tu organización, cultivando el trabajo en equipo de una manera divertida, visual y el resultado es una visión global de tu organización, permitiendo un análisis sencillo y una mejora continua para el desarrollo del negocio.

Pero en la vorágine de conocer tu entorno empresarial, tus números y la rentabilidad de tu negocio, ¿te has puesto a pensar que quizá tu negocio más importante –tu vida- necesite un análisis canvas como un modo de reconocerte y ver todo el potencial que tienes, y dónde dirigir tus energías para impactar en los demás?

En este artículo dejaremos de lado el monólogo autor-lector y haremos una pequeña sesión de coach, donde tú serás el encargado de dar vida a todo esto, y yo seré tu guía, explicándote paso a paso este modelo de negocio que diseñé para ti.

SELF-CANVAS

Por unos minutos necesito que dejes de lado tus actividades diarias, que pongas a la extensión de tu brazo en modo avión (tu Smartphone) e imprimas este lienzo o lo dibujes directamente en una pizarra, que te hagas con unos Post-Its o marcadores de colores y que leas con atención.

Este modelo tiene la particularidad de tener que desarrollarse siguiendo un orden o estructura de trabajo, así que te conviene quedarte y no ponerte a trabajar de inmediato.

  Vamos a dividir el lienzo en 2 grandes bloques, y no quiero que pienses por un solo segundo que es idéntico al modelo canvas que de seguro tienes en algún rincón de tu oficina, pues ha sido diseñado especialmente para esta modalidad, pues si bien en estructura es similar, en esencia será completamente distinto.

El Self-Canvas busca desarrollar una mirada introspectiva sobre ti, para que visualices tu carta de navegación sobre hacia dónde debes dirigir tu camino para conseguir el éxito personal y empresarial.

Comenzaremos evaluándonos a nosotros mismos, a través de la metodología del IKIGAI (Razón de ser, en japonés) para descubrir nuestra PUV: Propuesta Única de Valor, que es aquello que nos diferencia de los demás, aquello que nos hace especiales y por aquello que las personas desean relacionarse contigo; a fin de cuentas, a nivel de mercado, el cliente vuelve a contratar tu servicio o a comprar tu producto por dos cosas: La utilidad que presta, y la EXPERIENCIA.

ikagi

El ser humano es el promedio de las 5 personas que más frecuenta durante un año, por lo tanto deberías plantearte: ¿Me estoy rodeando de personas de éxito? ¿Mi entorno social es el adecuado para mi propósito? ¿Cuáles son mis personas clave?

Visualízate en un tiempo futuro, ¿estás siendo la mejor versión de ti? ¿No? ¿Sientes que puedes mejorar aún más? A la visión del YO futuro le llamaremos Impacto objetivo, ¿Cómo lo imaginas? Descríbelo.

Al responder el ítem “lo que hace falta” en nuestro IKIGAI, habremos hecho alusión al Dolor de mercado. Para el Self-canvas, definiremos el “mercado” bajo la premisa de que NOSOTROS somos el mercado y por ende, nuestros dolores de mercado serán nuestras propias falencias, o aquello que nos hace falta. Enumera las 3 principales falencias que puedas detectar en ti.

A partir de las falencias que lograste detectar, señala las Actividades clave necesarias para mejorar, proponiéndote tareas o metas a corto, mediano y largo plazo; de esta forma trabajarás tu pensamiento autocritico y habrás dado el primer paso para superarte a ti mismo.

Verifica cuáles serán los Recursos clave necesarios para desarrollar las actividades, y que pueden desprenderse en recursos financieros, humanos, infraestructura, etc. Identifícalos y establece cómo éstos te ayudarán a cumplir con tus actividades propuestas.

El o los Canales, serán los encargados de visibilizar tus avances, y por ende, serán indicadores en potencia para medir la eficiencia de tus actividades clave en la búsqueda del impacto objetivo, puedes utilizar redes sociales para subir contenido; intenta lograr que tu contenido además de evidenciar tu cambio positivo, logre generar un impacto en otra persona. Puedes utilizar una bitácora o agenda en la cual vayas escribiendo el impacto que han tenido tus actividades en tu dolor de mercado. 

Para identificar tus fuentes de ingreso, deberás preguntarte, ¿Cuáles de las habilidades que poseo, pueden generarme rentabilidad? ¿Cuál será mi costo de oportunidad? Evalúa y enumera tus principales 3 fuentes de ingreso y pon atención; con rentabilidad nos referimos a todo aquello que nos genere ganancia, ya sea financiera, intelectual, humana.

Y por último, para identificar tu estructura de costos identifica cuáles son tus gastos personales, tanto en lo emocional, como en lo físico, como en lo financiero, haciéndote preguntas cómo, ¿Estoy invirtiendo bien mis recursos? ¿NECESITO X cosa o solo QUIERO X cosa? Y tarjando aquellos ítems de los que podrías prescindir y mantener o mejorar tu estilo de vida. 

Es vital en la vida de un emprendedor u empresario, comprender y mantener diálogos internos que le ayuden a dilucidar cómo podemos explotar y potenciar la mejor versión de sí mismos antes de potenciar a una organización por completo, pues el emprendedor es la piedra angular de su organización, y si es capaz de comprenderse él mismo, podrá comprender las necesidades de su organización y del mercado al que desea impactar.

SELF-CANVAS