Categorías
chic-Tips Originals Pontegeek Principal

¿Cómo decides involucrarte en nuevos proyectos?

Imagínate caminando en el centro comercial y de pronto te encuentras a un ex compañero de trabajo, esa persona aún labora en el mundo corporativo y como suele pasar, te pregunta curioso: ¿Cómo va todo? ¿Qué estás haciendo? ¿Dónde estás ahora?… ¿Cómo respondes?

He aprendido a responder con la expresión: “excelente, todo bien”. Y de inmediato hago una pregunta ¿Qué nuevos proyectos tienes? Por regla general, se quedan pensando, y si responden los proyectos giran en torno a la empresa para la que trabajan. ¿Te parece conocido el escenario?

Ahora que tengo tu atención, respondamos juntos ¿Qué nuevos proyectos tienes y cómo decides involucrarte en ellos?

Los japoneses tienen una palabra que ayuda mucho a la hora de decidir qué proyectos iniciar. La palabra es IKIGAI, que es, a su vez, una filosofía. ¿Te conté que tuve la grata experiencia de trabajar para dos empresas multinacionales japonesas la mitad de mi vida laboral corporativa? Una tecnológica y la otra automotriz; ellos con su cultura, moldearon gran parte de mis hábitos profesionales, hábitos que conservo, aplico y valoro.

IKIGAI para emprendedores proyectos

La palabra se traduce como encontrar tu propósito, lo que te hace sentir pleno, lo que te dará felicidad. En la práctica hay varias áreas para trabajar el IKIGAI:

  1. Persigue tu IKIGAI, hay una pasión dentro de cada uno de nosotros que nos hace únicos, es un talento que, una vez lo descubres y lo vives, te dará propósito y felicidad.
  2. Vive en presente, el presente es todo lo que tienes hoy (pasado ni futuro están bajo tu control).
  3. Rodéate de buenas personas (no de gente importante o por interés), los amigos son la medicina para la vida.
  4. Mantente en forma, el ejercicio libera hormonas que te hacen sentir feliz.
  5. No comas de más, con un 80% de la ingesta diaria, tienes energía para estar bien, enfocado en lo que te hace feliz, sin pesadez para trabajar.
  6. Sonríe, no olvides el privilegio que tienes de estar aquí, hay otros que en este instante lo pierden o ya no están.
  7. Reconecta con la naturaleza, sirve para recargar tus baterías sensoriales, somos energía.
  8. Da las gracias, ellos creen que con ser agradecido tu felicidad crece de forma exponencial.
  9. Mantente activo, no pienses en rendirte, inclusive si no ves progreso. Has algo para alguien, aporta valor, ayuda a otros y prémiate por los pequeños avances.
  10. No tengas prisa, toma las cosas con calma, el apuro es “inversamente proporcional a la calidad de vida”. Camina lento, pero ve por ello con más ímpetu.

Cuando decides emprender, se supone que estarás haciendo lo que te gusta, lo que te da libertad, lo que anhelaste y colocaste en ese “MAPA DEL DESEO / VISION BOARD”, si lo que estás haciendo no te anima, cada día sería lo mismo que trabajar en el mundo corporativo en un trabajo repetitivo, especializado, tedioso, aburrido y fácilmente reemplazable por la inteligencia artificial.

Entonces, ¿cómo te aseguras que valga la pena involucrarte en un nuevo proyecto sin perder tu IKIGAI?

Cuatro preguntas antes de involucrarte en un proyecto

  1. ¿Se alinea este proyecto con mi marca y propósito personal global? Recuerda que lo que funciona para otros, no precisamente se amolda o te calza bien a ti.
  2. ¿Ayudará este proyecto a lograr mis objetivos? ¿Beneficiará a mi cliente? Respondiendo con sinceridad, sabrás si vale el esfuerzo o no.
  3. ¿Disfrutaré estar o desarrollar ese proyecto? Si amas lo que haces, aunque te esfuerces, te rete, sea demandante, no lo sientes como trabajo forzado. Sucede cuando planificamos un viaje a un destino muy deseado, lo que nos depara, las memorias hacen que valga todo lo que hicimos de principio a fin.
  4. ¿Cómo decides? ¿En cuáles proyectos participarás? Tú decides, al final, todas son recomendaciones, sigue tu intuición, involúcrate en aquello que te haga feliz y sientas que puedes hacer con excelencia.
Categorías
Emprendimiento Originals Pontegeek Proyecto365

MIENTRAS TOMO ESTA TAZA DE CAFÉ

MIENTRAS TOMO ESTA TAZA DE CAFÉ Capítulo 5. Proyecto 365

Hoy es un día de esos, donde no tengo muy clara la película. ¿Por qué hago esto y no aquello? ¿Será que quiero continuar haciendo lo que hago? ¿Por qué no dejo todo y me consigo un trabajo “estable”? Si eres emprendedor y no te entran estas dudas de vez en cuando, te informo que te va de maravilla, pulgar arriba, ¡lo estás haciendo genial! En cambio si estas dudas te pasan por la cabeza, te informo que es muy, pero muy normal. Te cuento lo que está pasando mientras tomo esta taza de café.

Lazy, Lazy, Lazy Brain

Hay una palabra en inglés que por su sonoridad creo que se acomoda mejor a la palabra en español y es “lazy” (perezoso). Es que nuestro cerebro es un pillo que está diseñado para trabajar eficiente, en pocas palabras, está buscando siempre hacer las cosas con el menor esfuerzo posible. Esto es un hecho biológico y que permite nuestra supervivencia, pero innegablemente afecta nuestra conducta hacia el trabajo.

Y es que planteo lo siguiente: ¿Quién es capaz de vivir todo el tiempo 100% feliz tratando de complacer a clientes difíciles, colaboradores (que de colaborar sólo la palabra) o proveedores de servicios que te meten en apuros? Correcto, no es posible. Entonces ¿qué sucede?, nuestro lazy amigo nos dice al oído “deja lo que estás haciendo, es aburrido”; “por qué sufres, busca una batalla más fácil que lograr”.

Buscar ayuda y cambiar de ambiente

Una vez hablando con uno de mis amigos de toda la vida, que es psicólogo, en un momento bastante complicado, le dije “necesito ayuda de un profesional, tengo un problema”. Cuando nos encontramos me dice “cuéntame qué te sucede” yo le enlisto no un problema, una infinidad de problemas. Después de rato hablando, me interrumpe y dice: “ahora cuál de los problema que me has contado no tienes una solución posible”. Realmente después de hablarlos y verlos por separado no parecían tan imposibles de solucionar y es que el sólo hecho de salir de donde estaba, cambiar de ambiente, hizo que los problemas se vieran menos como gigantes y más cómo molinos de viento.

Algo similar ocurre mientras escribo este artículo, levantarme, ir a un café, cambiar la dinámica, hacer mi lista de pendientes y tener una idea vaga de cómo solucionarlos, me ha permitido cambiar ese estado gris de ánimo, por uno un poco más brillante y optimista.

Y es que el emprender hoy día está muy de moda. Parece que esa algo a lo que todos estamos llamados mágicamente y se ha pintado como que es una tarea fácil. Ideas como “es que eres dueño de tu tiempo” te informo que tu emprendimiento es co-propietario de tu tiempo también. Esto es un shock importante, pero solucionable, siempre que tengamos consciencia que existirán momentos mejores y peores, que tendremos derrotas y victorias.

 

PROYECTO 365

 

Categorías
Pontegeek

Ser emprendedor en los negocios

Ser emprendedor en los negocios… Perdida de tiempo o camino hacia el éxito

En Panamá mucho se habla del concepto de ser emprendedor. Que si fulanito de tal comenzó su empresa ya es emprendedor, que si cierta persona está en una red de mercadeo también lo es. Tal vez deberíamos retomar un poco el concepto según el libro ”El emprendedor de éxito” de Rafael Alcaraz: “un emprendedor es una persona que se caracteriza por crear e innovar”, es decir, salen de la costumbre y hacen cosas diferentes para mejorar las existentes. Ya que se tiene el concepto definido, vamos a la gran pregunta “¿Es rentable emprender en un negocio?”. Pienso que la respuesta va en gran medida relacionada a la definición clara de lo nuevo que se va a emprender, su plan de ejecución y que tan disciplinado seas a la hora de ejecutarlo, sobre todo este ultimo punto va hacer que tu creación e innovación tenga éxito.

Emprender con éxito

Si estas considerando emprender con éxito, aquí te dejamos algunos lineamientos:

  1. Concreta tu idea diferenciadora: Rompe paradigmas, piensa fuera de la caja, todas las personas somos capaces de crear, solo es cuestión de dedicarle tiempo. Considera que no es necesario que tenga que ser un nuevo producto, puede ser un servicio o una manera diferente de hacer las cosas.
  2. Investiga: Busca planteamientos similares en el mercado, valida si tu idea seria viable al ser implementada.
  3. Haz tu análisis financiero: Considera gastos, rentabilidad y realiza tus proyecciones.
  4. Plan de trabajo: Incluye definición de tu proceso, objetivo, visión, misión y estrategia.
  5. Buscar Recursos: Esto incluye recursos financieros, humanos, entre otros. Se debe comenzar con lo mínimo viable.
  6. Ejecutar Plan de trabajo: Recuerda considerar recursos, tiempo y costo , todo lo anterior de forma disciplinada.

Nota: De fracasar, regresa al punto uno. Animos, tu puedes!!